Rincones de Andalucía: Antequera

Nuestra última parada por la provincia de Málaga nos lleva hasta su interior. Vamos a Antequera. Corazón logístico de Andalucía e importante nodo de transportes, Antequera es el cruce entre las cuatro grandes ciudades de la región: Sevilla, Córdoba, Granada y Málaga, de la que se encuentra a 50 km. Su ubicación estratégica permitió que las civilizaciones que se establecieron en España también eligieran este lugar para asentarse. Testigo de ello son los restos prehistóricos que se han encontrado en sus alrededores. Sin embargo, fue, como muchas zonas de Andalucía, fue en época musulmana cuando cobró importancia, sobre todo tras la caída de Sevilla, Córdoba y Jaén ante los cristianos. Tras su reconquista a principios del siglo XV también tendrá un importante desarrollo.

La imagen de Antequera desde el exterior está dominada por su Alcazaba, el icono de la ciudad musulmana. Como era habitual, se situó un gran templo junto a los restos islámicos. En este caso se construyó uno de las primeras iglesias renacentistas andaluzas, la Real Colegiata de Santa María la Mayor. En el sector donde se ubican Alcazaba y Colegiata también pueden observarse los restos de las termas romanas y la antigua fábrica de mantas, con lo que están representados las cuatro etapas más importantes de la ciudad.

Antequera
Antequera

En el resto de su centro histórico también se distribuyen monumentos religiosos y civiles como las puertas de la ciudad, el Palacio de Nájera, que hoy es el Museo de la Ciudad, el Palacio Marqués de las Escalonías, la Casa Bouderé, el Archivo Histórico sito en el Antiguo Pósito, la Iglesia de Santa María de Jesús, la colegiata de San Sebastián, el Convento de la Encarnación, el de Nuestra Señora de los Remedios o el de Santa Clara, entre otros.

En Antequera también destaca su entorno. A muy poca distancia se sitúan los dólmenes de El Romeral, Menga y Viera. A unos 10 km al sur, deslumbra en el paisaje el monumento más famoso de la ciudad, si bien es un monumento natural: el Torcal de Antequera. Las sorprendentes formaciones rocosas forman un bellísimo paisaje que a todos sorprenderá. Se está trabajando para que este Paraje Natural pueda ser declarado Patrimonio de la Humanidad.

A una media hora, en dirección a Granada, podremos visitar la villa de Archidona, otra villa patrimonial cuyo principal atractivo es la curiosa Plaza Ochavada en su centro. Pero si seguimos prefiriendo los atractivos naturales, tampoco nos queda lejos la gran Laguna de Fuente de Piedra, parada para las aves migratorias por su cercanía a Doñana, o el increíble Desfiladero de los Gaitanes con el recién reinaugurado Caminito del Rey, paisaje espectacular que pareciera no ser de Málaga.

Anuncios

Rincones de Andalucía: la Axarquía

En el extremo oriental de Málaga, ya junto a la provincia de Granada, irrumpe la bonita comarca de la Axarquía que aúna en su territorio todos los recursos que nos puede ofrecer la provincia: sol y playa, sierra y naturaleza, pueblos y entorno rural, paisaje y gastronomía.

La comarca se compone de 31 municipios, si bien sólo viajaremos hoy a los más turísticos. Comenzaremos en sus playas, que forman parte de la Costa del Sol, aunque es cierto que este sector está menos abarrotado que la parte occidental con Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola y Marbella. Muy cerca de la capital malagueña se encuentra las que para mí son las mejores playas de la provincia: las del Rincón de la Victoria. Un turismo bien familiar y eminentemente nacional se esparce entre las urbanizaciones orientales de Málaga hasta el Rincón. Más tranquilas aún son las playas y calas que se van sucediendo en dirección a la costa granadina, ya en el municipio de Vélez-Málaga, como en Benajarafe, a derecha e izquierda de la urbanización de Torre del Mar, uno de los destinos más populares de costa para los jiennenses, por ejemplo. La localidad de Vélez-Málaga es la cabecera de la comarca y se sitúa a pocos kilómetros al interior de Torre del Mar. Pueblo blanco como todos los de la Axarquía, guarda en su interior un conjunto histórico-artístico aunando los restos de la fortaleza árabe, templos como la iglesia de la Encarnación o el convento de San Francisco, templetes repartidos por toda la ciudad y edificios civiles como el Hospital San Juan de Dios o la Casa Cervantes.

Como Vélez y otros pueblos de la Costa del Sol, Torrox se divide en dos: el encantador pueblo blanco que guarda su fisionomía en el interior y la más bulliciosa parte costera en Torrox-Costa. Sin embargo, Nerja se alza directamente sobre las aguas del Mediterráneo. Muy conocido por la mítica serie “Verano Azul”, Nerja es hoy uno de los pueblos más turísticos y atractivos de Málaga. Podemos recordar la sintonía de la serie y silbarla mientras paseamos por el “Parque Verano Azul”, por la Plaza de España o por sus calles blancas. O también podemos asomarnos al Balcón de Europa para admirar el paisaje cultural que forman mar y pueblo juntos. Junto a este balcón están las playas de la Caletilla y Calahonda, pero no son las únicas en el pueblo donde podemos remojarnos. Las de la Torrecilla y Burriana, por ejemplo, han sido galardonadas con el sello de calidad turística y tienen bandera azul. Y a poca distancia nos esperan imponentes la playa y el acantilado de Maro, de singular belleza natural y en los que se puede dar un paseo en kayak. A la altura de la pedanía de Maro también se ubican dos de los principales atractivos nerjeños: el Acueducto del Águila y, sobre todo, la impresionante Cueva de Nerja, dentro de la cual se han encontrado pinturas rupestres que podrían ser de las más antiguas de la Humanidad.

Abandonamos Nerja para dirigirnos al norte bordeando ya el Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama para detenernos en el bello pueblo blanco de Frigiliana, mirador sobre la comarca, donde es recomendable perderse entre las callejuelas de su barrio mudéjar para comprobar por qué es considerado como uno de los pueblos más bonitos de la Málaga. De similar belleza es Cómpeta, conocida, como todo este sector de la comarca, por la producción de vino moscalet y uvas pasas. Otros pueblos integrados en el paisaje son Canillas de Aceituno, Comares o el Borge.

Sea cual sea nuestro destino, o ya busquemos playa, naturaleza o pueblo, cualquier rincón de la Axarquía nos sorprenderá.

Rincones de Andalucía: Ronda

Confieso que la ciudad de Ronda me enamoró desde el primer instante en que la conocí. Quizá fueran sus barrancos, su puente, sus miradores, sus monumentos, sus gentes, o más bien todo en su conjunto lo que me cautivó.

A unos 60 km de Marbella, desde la que se accede por una tortuosa carretera de montaña, Ronda se emplaza en plena serranía a la que da nombre, muy cerca de la Sierra de Grazalema y los pueblos blancos de Cádiz. Buena idea, por tanto, es combinar las dos escapadas y quedar encantados con los paisajes y pueblos serranos de Málaga y Cádiz.

RonPlaza

Ronda es tierra de toros. Su plaza de toros es una de las más antiguas y más importantes para esta tradición, siendo la corrida “goyesca”, su principal evento y albergando un museo en su interior. Sin profundizar mucho más en este aspecto, nos ocuparemos más del paisaje cultural que forman la localidad y su orografía.

El río Guadalevín cruza Ronda y determina completamente su carácter pues forma un desfiladero de aproximadamente 100 metros de profundidad y 50 de ancho, dejando el casco urbano en las alturas y dividido en dos. Como casas colgadas, las blancas viviendas del centro histórico rondeño se asoman desde arriba al “tajo de Ronda” y a su río. Ambas partes quedan unidas por el majestuoso “Puente Nuevo”, una monumental infraestructura construida en el siglo XVIII que salva el cañón y que hoy es símbolo inequívoco de la ciudad. Merece la pena admirarlo desde el mismo río, al que se baja por el camino que parte de la plaza María Auxiliadora y desde donde se toman las mejores fotografías. De nuevo arriba, es también recomendable tomarse un café o una caña en los locales anejos al barranco disfrutando de la vista.

Si bien el Puente Tajo asombra al visitante, los atractivos de Ronda no terminan aquí pues su casco antiguo reúne interesantes muestras de su pasado musulmán, como las murallas y puertas o los baños árabes, y de su época cristiana, como las iglesias del Padre Jesús, Santa María la Mayor, Espíritu Santo o Santa Cecilia. Destaca también la arquitectura civil con varios palacios y casas repartidos por su centro histórico. Ejemplos son la Casa del Gigante, el Palacio Marqués de Salvatierra, el Palacio Moctezuma, las Casas Consistoriales, el Palacio de Mondragón y el Palacio del Rey Moro.

Por último, divisemos el hermoso paisaje de la Serranía de Ronda desde sus miradores y jardines y dejémonos encandilar por este precioso rincón malagueño.

Paisaje de la Serranía de Ronda
Paisaje de la Serranía de Ronda