Rincones de Andalucía: Écija y Carmona

En el camino entre Córdoba y Sevilla aparecen elegantes dos ciudades llenas de arte, dos perlas culturales en el paisaje de la campiña sevillana: Écija y Carmona.

Écija tiene dos apodos. Por un lado se la conoce como la “ciudad del sol” o “la sartén de Andalucía” por las altas temperaturas y el intenso sol que abrasan Écija cada verano. Por otro, “la ciudad de las torres”, que ya nos sitúa en nuestro imaginario la fisionomía patrimonial de la localidad. El Genil pasa por aquí ya decidido a unirse al Guadalquivir dejando la ciudad al oeste y sin llegar a irrumpir en su centro histórico. La antigua Astigi romana tuvo un gran desarrollo en el siglo XVII, época en la que se llena de edificios religiosos con sus respectivos campanarios, época en la que impera el barroco que aún hoy se conserva, considerándose a Écija como el centro barroco andaluz más importante fuera de las capitales.

Aunque sólo dos de sus torres son visitables, las de San Juan y Santa Cruz, un buen número de monumentos nos esperan con las puertas abierta y todo su centro histórico como un verdadero museo al aire libre. Larga es la lista de iglesias y conventos de la ciudad: los Descalzos, Santa María, Santiago, San Gil, Santa Bárbara, San Francisco, el Carmen, la Merced, Santa Inés, San Pablo y Santo Domingo… Pero también cuenta con arquitectura civil como los palacios de Peñaflor, Benamejí o Valdehermoso, las Carnicerías Reales o su Plaza de Toros que ocupa hoy el lugar del antiguo anfiteatro romano.

Si aún seguimos con ganas de disfrutar del patrimonio monumental andaluz, podemos poner rumbo a Carmona. Si Sevilla es la reina de la provincia, Carmona debe ser su infanta. Romana, mora y cristiana, Carmona guarda en su conjunto histórico todos sus pasados. El anfiteatro romano es el mejor punto de partida para una visita cronológica, junto al cual está la necrópolis romana. Justo antes de entrar en el recinto amurallado, en la Carmona medieval, nos da la bienvenida la majestuosa torre de la iglesia de San Pedro conocida como “la Giraldilla”, pues bien recuerda al monumento más famoso de la capital.

Ahora sí, atravesando la Puerta de Sevilla sobre la que se alza un imponente Alcázar que hoy sirve de centro de recepción de visitantes, accedemos al corazón monumental de la ciudad. Al otro lado nos aguarda el Alcázar del Rey Pedro, actual Parador de turismo. Para llegar allí hemos de recorrer sus callejuelas; plazas como la de San Fernando; iglesias como las de San Bartolomé, San Blas, el Salvador, Santiago, San Felipe y la Prioral de Santa María; conventos como el de Santa Clara o Madre de Dios; palacios como el de los Domínguez o los Rueda; casa como las de los Cano, los Flamencos o los Briones; y la monumental Puerta de Córdoba, en el extremo oriental.

En conclusión, Écija y Carmona son una excelente escapada cultural entre las dos ciudades Patrimonio de la Humanidad del Guadalquivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s