Rincones de Andalucía: la Alpujarra

Si queremos ver un paisaje cultural sobresaliente en Andalucía hay que poner rumbo a las laderas meridionales de Sierra Nevada, a la Alpujarra. Esta comarca natural entre sierras y mar se extiende por las provincias de Almería y Granada, pero prestaremos hoy especial atención a este último sector. Con una rica historia a sus espaldas marcada por el Reino Nazarí y el exilio de Boabdil a estas tierras tras perder Granada, la Alpujarra combina el paisaje natural con la arquitectura y formas de vida tradicionales de los pueblos, provocando a menudo la sensación de que el tiempo se ha parado en este paraje.

La Alpujarra es un destino perfecto para el turismo rural, pudiendo hospedarnos en casas rurales en sus pueblos, disfrutar de la naturaleza y del día a día popular, permitiendo que nos evadamos de la ajetreada rutina en la ciudad. Si bien son muchos los municipios que la integran y numerosos los rincones que esconde, me gustaría en este post reparar en tres específicamente: Lanjarón, Trevélez y el Barranco del Poqueira.

Lanjarón
Lanjarón

El acceso más fácil y rápido a la comarca es por la autovía A-44 que conecta Granada con Motril, tomando la A-348 pocos kilómetros después de pasar la localidad de Dúrcal. El primer pueblo con el que nos encontraremos es Lanjarón. Lanjarón, pueblo testigo sobre el valle de casas blancas engalanadas con macetas, guarda una íntima relación con el agua. Son varios los manantiales de agua natural que se sitúan dentro de su término municipal y que, nutridos de la nieve de Sierra Nevada, nos regalan la famosa “agua de Lanjarón”. Las aguas que corren por el pueblo tienen propiedades medicinales, tanto es así que sus habitantes gozan de una de las más altas tasas de longevidad. Además, Lanjarón posee un interesante balneario, sito en un edificio construido a principios del siglo XX pero cuyas fuentes ya las disfrutaban los musulmanes. Por último, por el pueblo se reparte un gran número de fuentes de agua potable, la mayoría de las cuales tienen escritos poemas, muchos de ellos de Federico García Lorca.

Una de las estampas más conocidas de la Alpujarra es el Barranco del Poqueira. El río Poqueira nace en el sector central de Sierra Nevada y durante su corto recorrido hasta llegar al río Trevélez dibuja un barranco en cuyo perfil se asientan los pueblos de Capileira, Bubión y Pampaneira. Pequeños pueblos blancos rodeados de naturaleza todos ellos son buenos lugares para escaparse del mundo por unos días y convivir con la paz de su paisaje y sus vecinos. Muy cerca también tenemos los bonitos pueblos de Soportújar, Pitres y Pórtugos.

Con casas blancas escalonadas que parecieran estar edificadas una sobre otra, Trevélez nos recibe desde el interior de Sierra Nevada, muy cerca del Mulhacén. A más de 1.400 metros sobre el nivel del mar, presume de ser uno de los pueblos más altos de España y no sólo es famoso por esto y por estar enclavado en la Alpujarra sino es bien conocido por darle nombre al jamón que se produce en sus alrededores, la D. O. Jamón de Trevélez. El clima de Trevélez propicia el curado de los jamones de manera natural, y ¡qué mejor manera que degustar esta delicia que en un pueblo de la Alpujarra mientras descansamos, desconectamos y admiramos uno de los rincones más mágicos de Andalucía!

Por cierto, actualmente se está trabajando para que la Alpujarra sea declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco como un paisaje cultural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s