Rincones de Andalucía: Costa de Huelva

El primero de los rincones onubenses a descubrir será la Costa de Huelva.

Si personalmente me dan a elegir entre todas las costas de España, a falta de conocer Canarias y con el respeto de la Costa Brava, las hermosas playas valencianas y las calas de Menorca, me quedaría con la Costa de la Luz, esa que se extiende desde el Estrecho de Gibraltar a Portugal. Adoro pasar los veranos en las playas onubenses porque disfruto demasiado de esas larguísimas playas de arena fina y dorada en las que andas y andas y no te sumerges, esas playas tranquilas, urbanizadas y en buen estado pero sin una muchedumbre que luche por un sitio para la sombrilla, en las que se pueden coger coquinas, y esas mareas bajas que dejan estampas espectaculares al amanecer. Aunque hay que aclimatarse al agua fría del Atlántico, y alguna experiencia anecdótica con mareas rojas de algas y medusas he vivido, la costa de Huelva es uno de los mejores destinos turísticos de sol y playa que se me ocurren en la Península. Desde la tradicional Matalascañas, junto a Doñana, hasta la frontera con Portugal, y saltándonos la zona contaminada de la capital, podemos disfrutar de kilómetros y kilómetros de playas en un fantástico estado.

Matalascañas
Matalascañas

Matalascañas es un destino de toda la vida y concurrido, repleto de hoteles y muy urbanizado, del que escapar si buscas tranquilidad pero al que ir si prefieres ambiente animado y buena comida. Personalmente, dentro del magnífico catálogo de playas en Huelva, la de Matalascañas es de las que menos me gustan, quizá por ser más estrecha y por estar mucho más concurrida que el resto, pero reconozco que es un buen punto de paso, sobre todo para comer, remojarte y cenar tras una visita a la cercana aldea de El Rocío o una expedición por Doñana. Un poco más al norte, y a veces a la sombra de la anterior, se encuentra Mazagón, donde se ubica un Parador.

Calle Ancha, Punta Umbría
Calle Ancha, Punta Umbría

Al otro lado de la Ría de Huelva (por la que mejor pasar rápidamente sin prestar mucha atención al infame paisaje del Polo Químico) nos sorprende el que para mí es el pueblo más vivo de la costa: Punta Umbría. Punta Umbría es un lugar para disfrutar no sólo de la playa sino de su vida nocturna y pasear por sus calles junto al puerto, principalmente la calle Ancha, comprar en los puestos, degustar las tapas y el pescaíto frito en sus bares y terrazas (ay lo que me gusta a mí el choco frito de Huelva!), tomar un exquisito helado en las “29 Palmeras”, etc. ¡Sólo de escribirlo ya me apetece marchar para allá!

Al oeste de Punta Umbría se ubican apacibles playas, como la de los Enebrales la cual os recomiendo, y las urbanizaciones del Portil, Nuevo Portil y El Rompido, con campos de golf y puertos deportivos, un ambiente un poco más elitista y exclusivo si es lo que buscáis. Concretamente desde el puerto de El Rompido parte un ferry que cruza el río Piedras y acerta al turista a la enorme playa virgen de la flecha de tierra que el propio río forma. Más familiar, y siguiendo el camino poniente, es la urbanización de Islantilla, de esas con grandes hoteles y chalets. Si preferís pueblo, llegad a Isla Cristina atravesando un paisaje de marismas y salinas, para no sólo gozar de su playa sino también de su puerto pesquero y su lonja. Ahí podréis hacer las compras de pescado, marisco y atún para abastecer vuestras neveras cuando regreséis a la realidad de vuestra vida diaria.

Puerto de Isla Cristina
Puerto de Isla Cristina
Atardecer en Isla Canela
Atardecer en Isla Canela

Ya junto a la frontera con Portugal nos encontramos Ayamonte y sus urbanizaciones costeras de Isla Canela y Punta del Moral, mi lugar favorito de entre todos los onubenses para pasar unas muy buenas vacaciones. Una playa inmensa os espera aquí y modernos hoteles de playa (los Playa Senator son mi recomendación personal) en los que pasar todo el día para ir al pueblo, frente a Isla Cristina, a tomar una copa y animaros un poco por la noche, si bien ya os avanzo que no es nada bullicioso sino más bien tranquilo, el ambiente perfecto para mí.

Dias Medievais, Castro Marim
Dias Medievais, Castro Marim

La costa de Huelva no sólo ofrece playa y mar sino que también podréis visitar los atractivos culturales situados a poca distancia en el interior. Principalmente me refiero al histórico Monasterio de la Rábida y a la población de Palos de la Frontera, desde donde partió Cristóbal Colón y en cuyo puerto están hoy las tres carabelas. También los núcleos urbanos de Cartaya, Lepe y Ayamonte. Por último, os sugiero que cojáis el ferry desde el puerto de esta última localidad y crucéis el río Guadiana hasta Portugal (también podréis cruzar la frontera en coche por el cercano puente internacional) para comprar toallas y demás artículos típicos lusos en Vila Real de Santo Antonio o para visitar el pueblo de Castro Marim, del cual os destaco intensamente la gran feria medieval que celebran a finales del mes de agosto.

A disfrutar de las lindas playas de Huelva!

Anuncios

One thought on “Rincones de Andalucía: Costa de Huelva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s