Rincones de Andalucía: Costa de Almería

Nuestro primer viaje por tierras andaluzas para conmemorar que este es nuestro mes es al oriente: Almería, tierra de frontera entre antiguos reinos, tierra de fronteras de actuales regiones, tierra de desierto y mar, de naturaleza y contrastes, de huerta e invernaderos, tierra mora y cristiana, tierra de rincones inesperados; Almería, la muchas veces olvidada, la Andalucía más oriental, la más matutina. Os quiero acercar a esta provincia con tres de sus atractivos: la Costa de Almería, el Cabo de Gata y el Desierto de Tabernas.

Costa de Almería

Playas vírgenes y urbanizadas, arena fina y gruesa, fiesta y paz, deporte y gastronomía, pueblos con encanto, naturaleza y ciudad. La Costa de Almería asombra por su diversidad. De los Terreros a Adra el Índalo, símbolo inequívoco de la provincia almeriense, acompaña al visitante en busca de las emociones que se atreva a encontrar. En el este, y como continuación de la parte más meridional de la costa murciana, nos dan la bienvenida una serie de playas tranquilas y muy agradables, urbanizadas y semiurbanizadas, ideales para las familias y grupos de amigos, desde San Juan de los Terreros a la polémicamente conocida Carboneras (por el hotel El Algarrobico), a la entrada del Parque Nacional de Cabo de Gata. En el camino encontraremos a la también conocida playa de Palomares, aquella en la que el ministro Fraga se bañó tras el “incidente de Palomares” en los 60; las playas de Vera, paraíso del nudismo donde además está el primer hotel nudista de España; la marinera Garrucha y las festivas, jóvenes y animadas playas de Mojácar, principal punto de ocio nocturno de la zona, donde además se puede disfrutar de una jornada de buceo. Paralelamente, a poca distancia en el interior, se contemplan pueblos con encanto como Cuevas del Almanzora, cuyo nombre ya nos predispone al paisaje que nos ofrece, Vera, Lubrín, Sorbas y sus karst y, por supuesto, el blanco pueblo de Mojácar.

Dejando a un lado Cabo de Gata, que merece un reconocimiento propio, nos adentramos en las vivas y turistificadas playas del sur almeriense, desde la capital a la frontera granadina. Almería se dibuja con mar, puerto y una impresionante alcazaba, testigo de su pasado musulmán y antecedente de un agradable paseo por las callejuelas de su centro histórico o por el paseo marítimo desde El Cargadero al Andarax.

Al oeste de la ciudad, quizá los puntos más turísticos y transitados de toda la provincia: Aguadulce y Roquetas de Mar, con todos los servicios que el turismo de masas de sol y playa puede demandar. Playas familiares y urbanizaciones como las de Almerimar y Balanegra nos acercan a la ciudad de Adra y a la provincia de Granada, paseando entre dos mares: el Mediterráneo y el inmenso “mar de plásticos” de El Ejido, los invernaderos almerienses, fuente de riqueza agrícola del territorio. A pocos kilómetros de este sector de costa también se pueden visitar los pueblos de la Alpujarra Almeriense, en las faldas de Sierra Nevada, como Láujar de Andarax.

Si algo define a Almería, además de su desierto, ese es su mar. Os animo a bañaros en sus aguas, a disfrutar de su gastronomía y a enamoraros de sus paisajes y pueblos!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s